24 diciembre 2012

Breve descripción ontológica


Con estos pelos de bitelmaníaco y mi barriga indecorosa, sigo el fútbol los domingos con la pasión del ahorcado. Trasiego alguna cerveza (a sabiendas de mi lucha gástrica) e intento concentrarme en la estima que Corman le tenía a Poe. Soy el perfecto pragmático (me sobran utopías)  y quisiera morir follando como un Heidegger octogenario. Tengo dificultades para encontrar las diferencias entre una puta de lujo y una supermodelo, pero que no se enfade la segunda puesto que amo a las dos. Nunca fui a clubs de jazz a emborracharme pero lo he soñado cada noche, por eso convierto mi llanto en  una mala imitación de Charlie Parker. Que más quisiera que comportarme como un ciudadano ejemplar, pero cuando tengo un papel de cierta importancia entre mis manos, suelo limpiarme el culo con él.  Se me han muerto prematuramente  dos perros y las plantas no me duran una semana, arrastro los pies y pierdo el equilibrio sin haber bebido, si canjeara mis dolores por automóviles tendría el parking completo del Carrefour delante de casa, creo que cuando una paloma quiere cagar lo hace  encima de mi. Pero aún así me considero un tipo con suerte. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡¡A que coño esperas!!!!!! ¿Suelta algo...?