03 enero 2013

Breve reflexión de actualidad


No aspiro a salir a hombros de ningún campo de preferente, son otras mis inquietudes, quizás más triviales o terrenales. Me conformo con que  los dolores crónicos me dejen en paz,  y  que la respiración reñida con el ventolín no se vuelva un ejercicio obsceno. A mí, a quien lo vivido le sabe a una mezcla entre cebada y lefa, entre cáñamo no fumado y alquitrán, a mí, para quien levantarse no es más que una incomoda nausea, latente y perpetúa  por ir a trabajar. Todo lo que me permite el  desasosiego y el placer de estar ocioso es bien recibido, pero a veces se tuercen hierros donde solo hay palillos, se ejecutan hipotecas donde solo se ven chabolas, te gobiernan bastardos a los que solo les falta apretar el gatillo; y nosotros, los de a pié, los que sufrimos el frió por el precio del gasoil, los que sangramos para ver crecer a nuestros hijos, acatamos la derrota con resignación, sin derecho al pataleo, sucumbiendo ante su desastre que ahora es nuestro, acariciando el precipicio al que nunca debimos de asomarnos. Hemos perdido la partida,  no quedan fuerzas para la revancha, pero tal vez cambie la suerte, aunque lo dudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡¡A que coño esperas!!!!!! ¿Suelta algo...?