08 enero 2013

Breve reflexión después de reyes



Leyendo a Rafael Reig, siempre gratificante, una frase suya me devolvió a la ignorada realidad, decía algo así como que el J&B se estaba convirtiendo en el  don simón de los whiskys. Pues yo estoy en el Vat 69, por debajo solo queda la marca blanca del Día (que para quien no lo haya experimentado decir que mi esófago,  ya no digamos cabeza e hígado, la rechazan solemnemente), el jotabé ya es un lujo. Vaso de whisky en la mano, cigarro en la otra, sentado en el porche viendo llover, sin que nadie te pregunte de donde has estado cuando entras en casa, aún quedan pequeñas satisfacciones, solo cabe la duda de si el Vat se peleará con los antiinflamatorios. 
Se esfumó la  navidad, nunca le encontré el lado positivo a estas fechas (soy un farsante e intento participar), pero el día de reyes es el único que soporto, me hace sonreír y ser feliz, pensando en que los niños también lo son. Quizás viva en otra dimensión, en esta solo existen mis hijos y la compañera con la que he pasado la mayor parte de mi vida y con la que quiero echar el resto, lo demás sobra, no existe. Dijo Camus: “Me resisto a amar una creación donde los niños son torturados”  Yo no me resisto, yo odio y deploro una creación así, un mundo tan cobarde.  Intentaré ser feliz y normal mientras lo necesiten mis niños, que será de mi después, cuando papa deje de ser imprescindible y otros/as ocupen mi lugar, y ya solo sea la anécdota del padre enrollado y gracioso, amable y cariñoso. Pues pasaré página e inventaré otro cuento.



1 comentario:

  1. Jorge, que alegría haberte encontrado de nuevo, te he llevado al Nido de poetas, blog que tengo y que si quieres participar estaría encantada. Muchos besos y feliz año para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar

¡¡¡¡A que coño esperas!!!!!! ¿Suelta algo...?